Entre la arenisca roja que domina el paisaje de Marte, se esconden otras tonalidades que poco a poco van descubriendo las sondas espaciales que hemos a nuestro vecino.

Publicado en Ciencia