Un grupo de científicos australianos concluyeron que ejercitarse de forma recurrente disminuye los efectos del alcohol, así como la posibilidad de desarrollar cáncer.

Publicado en Interesante