Nuestro cuerpo es especialista en reflejar nuestro estado físico y anímico,especialmente el rostro, ya que al ser tan sensible recoge fácilmente cualquier exceso o falta de cuidado; esto nos lleva a hablar de las ojeras, las cuales algunas veces pueden verse inflamadas, con un tono marrón o verde, indicándonos que algo malo está ocurriendo, aunque se producen —por lo general— por la falta de sueño o estrés y preocupaciones.

Publicado en Belleza