Los cielos de Nueva Zelanda se iluminaron misteriosamente con distintas tonalidades durante el terremoto de magnitud 7,8 que sacudió el país.

Publicado en Internacional