Los entusiastas de las conspiraciones han encontrado tierra fértil en la medicina para dar rienda suelta a sus teorías.

Publicado en Sorprendente