Cuando Pep Guardiola se estrenó como entrenador del Bayern Múnich, sorprendió en Alemania lo rápido que había aprendido el idioma. Durante siete meses, una profesora particular (que además era hincha del Dortmund) le acompañó cuatro horas al día, para que al final pudiera hacer su presentación en alemán. Pero hay un español que viajó a la capital de Baviera y aprendió el idioma en las dos horas que duraba el vuelo. No se extrañen. Él viajaba a Múnich para participar en su primer Campeonato del Mundo de Memorización, en 2003, donde, además de quedar primero, batió varios récords mundiales de memoria rápida.

Publicado en Interesante