Los científicos lo conocen desde 1999 y temen que en algún día pueda impactar contra nuestro planeta.

Publicado en Ciencia