El exceso del consumo azucarado es comparable al tabaco y al alcohol. Adictivo y presente en más productos que lo que realmente se sabe, lo dulce debe consumirse con precaución y conciencia.

Publicado en Interesante