%PM, %08 %907 %2015 %12:%Dic

9 tipos de medicamentos que pueden causarte fatiga crónica. ¿Estás tomando alguno?

Escrito por Doctora Aliza
Valora este artículo
(0 votos)

¿Estás siempre cansada(o) y no sabes cuál es la razón? Dale un vistazo al botiquín en el que guardas tus medicamentos, incluyendo los que se compran sin receta. ¡Ahí puede estar la respuesta!

 

La fatiga crónica, que afecta a millones de personas, puede tener diferentes causas. Muchas veces es consecuencia de condiciones como la anemia, la esclerosis múltiple o la depresión. Pero si la culpa no es de una enfermedad, es posible que sea sencillamente el efecto secundario de algún medicamento.

Aquí tienes una lista de algunos medicamentos que pueden estar relacionados con la fatiga crónica. Quizás en ella puedas identificar el que te tiene prácticamente sin fuerzas y puedas hablar con tu médico para ver si puede encontrar una alternativa.

1. Medicamentos que se toman para regular la presión arterial.
Su objetivo es bajar la presión en los vasos sanguíneos. Así el corazón no hace tanto esfuerzo para que la sangre circule por todo el cuerpo. Entre ellos: lisinopril (Prinivil, Zestril); amlodipine (Norvasc); hidroclorotiazida (HCTZ); furosemida (Lasix); y metoprolol (Lopressor, Toprol).
Por qué causan fatiga. Hacen más lenta la acción del corazón y deprimen el sistema nervioso central. Los diuréticos en particular pueden disminuir las vitaminas y los minerales que le dan energía al cuerpo.
Alternativas. Quizás tu médico pueda usar otro medicamento. El diltiazem (Cardizem) es una buena opción. Y trata de incluir más pescado en tu dieta, o tomar un suplemento de omega-3.

2. Estatinas y fibratos. Se usan para tratar el colesterol alto. Las estatinas más conocidas son atorvastatina (Lipitor), rosuvastatina (Crestor) y simvastatina (Zocor). El fibrato más usado es fenofibrate (Tricor).
Por qué causan fatiga. Las estatinas suprimen la producción de ciertas células en los músculos, deteniendo su crecimiento. Según algunos investigadores, también interfieren con la producción de energía a nivel celular. El exceso de fibratos puede dañar los riñones y hasta provocar falla renal.
Alternativas. Si tomas estos medicamentos y tienes el colesterol sólo ligeramente elevado, tal vez puedas reducirlo perdiendo peso, llevando una dieta baja en grasas saturadas y haciendo ejercicio regularmente.

3. Inhibidores de la bomba de protones.
Se usan para tratar el reflujo gastroesofágico (la acidez) y trastornos similares. Entre ellos: esomeprazole (Nexium), lansoprazole (Prevacid), omeprazole (Prilosec) y pantoprazole (Protonix).
Por qué causan fatiga. Si los tomas por tres meses, corres el riesgo de que baje tu nivel de magnesio en la sangre, lo que causa pérdida de apetito, fatiga y debilidad.
Alternativas. La Agencia de Medicamentos y Alimentos (conocida como FDA por siglas en inglés) les recomienda a los médicos chequear tu nivel de magnesio en la sangre. Si debes descontinuar estos medicamentos, hazlo bajo la dirección del médico, nunca por tu cuenta.

4. Benzodiacepinas.
Se conocen como tranquilizantes o ansiolíticos, y se usan para tratar problemas como ansiedad, espasmos musculares, etc. Entre ellos: alprazolam (Xanax), clonazepam (Klonopin), diazepam (Valium), lorazepam (Ativan) y temazepam (Restoril).
Por qué causan fatiga. Al disminuir la actividad en partes claves del sistema nervioso, te sedan y te producen fatiga.
Alternativas. Habla con tu médico. Hay otras formas de tratar de manejar la ansiedad si no es muy severa (como el yoga, la meditación, la pscioterapia, incluso hacer más ejercicio) y la terapia física, la acupunctura, el masaje, etc. que podrían ayudar, y aliviar la fatiga.

5. Antihistamínicos. Se usan para mejorar o prevenir los síntomas de las alergias. Algunos también sirven para prevenir el mareo, la náusea, los vómitos y la ansiedad.
Por qué causan fatiga. Los antihistamínicos son sedantes, y algunos causan cansancio y somnolencia, y a veces mareo y debilidad. Las personas mayores no deben usar difenhidramine (Benadryl) debido a su poderoso efecto sedativo, que aumenta el riesgo de caídas y fractura de huesos. Tampoco deben usar fexofenadine (Allegra), que aumenta la fatiga y puede dañar los riñones.
Alternativas. Loratadina (Claritin) y cetirizina (Zyrtec) que tienen un menor riesgo de causar fatiga.

6. Antidepresivos. Se usan para tratar la depresión y también los trastornos o desórdenes alimenticios y los trastornos de conducta, el dolor crónico y algunos trastornos hormonales. Entre los más conocidos: duloxetine (Cymbalta), fluoxetine (Prozac), paroxetine (Paxil), sertraline (Zoloft) y venlafaxine (Effexor).
Por qué causan fatiga. El cansancio es un efecto secundario de los antidepresivos. Pero como pueden también agravar la fatiga ocasionada por otras condiciones, es difícil determinar por qué la causan.
Alternativas. Es posible que tu médico pueda ajustar la dosis, o usar un tratamiento sin medicamentos.

7. Antipsicóticos. Se usan para tratar la esquizofrenia, el trastorno bipolar y otras condiciones psiquiátricas serias. Entre ellos están: aripiprazole (Abilify), haloperidol (Haldol), olanzapine (Zyprexa), risperidone (Risperda) y ziprasidone (Geodon).
Por qué causan fatiga. Los antipsicóticos son depresores poderosos. Muchos de ellos bajan además los niveles de dopamina, lo que provoca también somnolencia.
Alternativas. Es posible que tu médico pueda reducir la dosis o cambiar a otro medicamento.

8. Antibióticos. Se usan para tratar las infecciones causadas por bacterias, o para prevenir las infecciones que pueden complicar a una cirugía o a otros procedimientos médicos. Entre los antibióticos se encuentran: amoxicilina (diferentes marcas), azitromicina (Zithromax), ciprofloxacina (Cipro) y levofloxacina (Levaquin).
Por qué causan fatiga. Se sabe que pueden causar cansancio, pero las causan no están claras.
Alternativas. Muchos profesionales de la medicina opinan que los antibióticos se recetan en exceso. Si tienes una infección, pregúntale a tu médico si realmente necesitas un antibiótico, o si te puedes esperar a ver si tu cuerpo lo combate por si solo. Pero si te lo receta, no lo suspendas antes de consultar con él o ella. Sigue sus instrucciones en cuanto a la dosis, frecuencia y duración del tratamiento.

9. Diuréticos. Se usan para tratar la presión arterial alta, el glaucoma, el edema, el fallo cardiaco y otras condiciones.
Por qué causan fatiga. Pueden interferir con el equilibrio de electrolitos (los minerales como el sodio, el potasio, etc.) en el cuerpo. Este desequilibrio puede causar problemas de salud, incluyendo fatiga y debilidad muscular.
Alternativas. Habla con tu médico acerca de reducir tu consumo de sal, hacer más ejercicio y limitar tu consumo de líquidos.

Claro que hay algunas cosas que puedes hacer por ti misma(o) y que te ayudan a reducir la fatiga, cualquiera que sea su causa. Por ejemplo, trata de dormir suficiente por las noches, haz ejercicio regularmente, bebe bastante agua y lleva una dieta balanceada y saludable. Tal vez te ayude aprender algunas formas de relajación, como yoga o meditación; evita el consumo de alcohol y drogas, y no fumes. Pero lo más importante es consultar con tu médico si padeces de fatiga crónica para determinar su causa verdadera y ponerle remedio con un tratamiento adecuado.

Información adicional

Visto 540 veces

Artículos relacionados (por etiqueta)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.