%PM, %28 %963 %2016 %14:%Ene

Estaba a punto de acabar con mi relación, hasta que leí esto

Escrito por Ais Castrejón
Valora este artículo
(0 votos)

Siempre es bueno mirar las cosas desde otra perspectiva.

Las relaciones amorosas nunca son fáciles. Al comenzar hay muchas dudas sobre si esa persona con la que has decidido compartir tu felicidad y tiempo es la adecuada, ya que, a fin de cuentas nada ha cambiado. Sigues pensando igual, comiendo lo mismo, enfocándote en las mismas actividades, hablando con las mismas personas, y por más que lo piensas nada hay de especial.

De pronto, eso te hace dudar cada vez más, porque siempre te han dicho que todo cambia, que en ocasiones tu vida se sumerge en una felicidad incontrolable, que tus ojos lanzan brillo que se distingue a kilómetros, y tus sueños tornan de un color rosado, pero no es así, tú no sientes eso, nada de eso te ha sucedido aún, entonces ¿por qué sigues ahí? ¿Por qué tú que te has prometido jamás estar con quien no sientas un festín emocional estás así? ¿Qué te hace querer continuar con esa persona?

Y es ahí, justo ahí, cuando comienzas a caer en cuenta de que sí, inmediatamente debes cambiar algo, no se supone que las cosas sean así, hasta ahora te has mantenido una intacta firmeza emocional, y es precisamente cuando abres los ojos, y sabes que es eso por lo que elegiste a esa persona. El cuento es él que ha cambiado, tú no has cambiado, tu vida sigue tal y como ha sido siempre, tus decisiones siguen siendo las mismas, continúa todo tan torpemente acorde a tus planes, porque ahora entiendes que ese brillo especial en los ojos y sueños rosados del que todos hablan, jamás existirán, porque ahora todo es real, porque ahora sabes que todo lo que dolió en el pasado, ya pasó, porque descubres que has cambiado el rosado y las chispas por paz y plenitud, por confianza, por aceptación, por un suspiro, por una palabra, por una sonrisa y una mirada, inclusive por momentos de no hacer nada, por un baile, por una respiración, por un beso y un abrazo, por un micro segundo de esa persona.

Porque ahora no tomas la mano de un anhelo, porque ahora ese piso que se movía está quieto, ahora hay alguien que te ayuda a mantenerlo en su lugar, ahora hay alguien que desata tu locura y ha apaciguado tus demonios, porque ahora tienes un amor que mucho tardaste en encontrar, y algunos fatídicos día dudaste merecer, ahora tienes un amor del que jamás te contaron, y mucho menos lo planeaste. Ahora todo es tan tranquilo y sin dramas innecesarios, ahora tienes un amor maduro. Y el amar, por fin ya no suena tan complicado.

Información adicional

Visto 126 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.