%PM, %19 %851 %2017 %12:%Abr

Expertos dudan que EEUU sea capaz de frenar un ataque con misil de Corea del Norte

Escrito por Foto:Reuters / KEN DILANIAN / telemundo.com
Valora este artículo
(0 votos)

Los principales generales han estado insistiendo desde hace años en que si Corea del Norte lanza un misil a Estados Unidos, el ejército sería capaz de derribarlo.

Pero eso es una afirmación altamente cuestionable, según científicos independientes e investigadores del gobierno.

La afirmación de los generales no toma en cuenta grandes dudas sobre la efectividad del sistema de defensa antimisiles de $ 40.000 millones en que se apoyan para detener un posible misil balístico armado con armas nucleares disparado por Corea del Norte o Irán, según una serie de investigaciones externas.

"Ellos conducen a los líderes políticos a creer que tienen una capacidad militar que de hecho no tienen", asegura el físico David Wright, que ha estudiado el programa durante años como codirector del Programa de Seguridad Global en la Unión De Científicos Preocupados.

Chris Johnson, portavoz de la Agencia de Defensa de Misiles del Pentágono, dijo que el Pentágono "confía en nuestra capacidad para defender la patria contra las amenazas de misiles balísticos".

Aunque el programa tuvo retos de confiabilidad a principios de su desarrollo, "hemos logrado mejoras significativas en los últimos años para asegurar que el sistema pueda funcionar según lo diseñado", agregó.

El sistema de defensa antimisiles se basa en unos cohetes de tres metros de altura y en tres fases, para eliminar los proyectiles enemigos del espacio, una tarea que se ha comparado con disparar una bala con una bala. El sistema es conocido por sus siglas GMD.

Hay 36 interceptores en operación, según la Agencia de Defensa de Misiles: cuatro en la Base de la Fuerza Aérea Vandenberg en California y 32 en Ft. Greely, Alaska. Ocho más se deben estar listos al final del año.

En contraste con el sistema de cúpula de hierro en Israel, que está diseñado para contrarrestar misiles de corto alcance y artillería, el GMD está diseñado para atacar misiles por encima de la atmósfera terrestre - una propuesta más difícil.

Es uno de los herederos de la Iniciativa de Defensa Estratégica, el llamado programa Guerra de las Galaxias lanzado bajo Ronald Reagan.

Los misiles están basados ​​en Alaska y California porque la costa oeste es el mejor lugar desde el cual interceptar misiles que recorrerían las rutas más cortas desde Irán y Corea del Norte. El Congreso ha impulsado la instalación de un tercer sitio en la costa este.

Las agencias de inteligencia no estiman que Corea del Norte sea capaz todavía de disparar un misil con armas nucleares a Estados Unidos, pero los analistas creen que está en camino de alcanzar ese objetivo.

El año pasado, la Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno, el brazo de investigación del Congreso, concluyó sin embargo que la agencia que maneja el sistema de defensa antimisiles "no ha demostrado mediante pruebas de vuelo que pueda defender la patria".

En nueve ataques simulados desde que el sistema fue desplegado en 2004, los interceptores no han logrado sacar sus objetivos seis veces, a pesar de que las pruebas de vuelo fueron mucho menos difíciles que un ataque real, de acuerdo con Los Angeles Times, que publicó una investigación el año pasado el sistema de defensa antimisiles, la cual descubrió un fallo de prueba previamente desconocido.

"A pesar de años de retoques y los votos para solucionar las deficiencias técnicas, el rendimiento del sistema ha empeorado, no mejorado", concluyó el diario.

En julio pasado, la muy respetada Unión de Científicos Preocupados, que a menudo es escéptica de los programas militares, publicó con un informe de 47 páginas que calificó el enfoque estadounidense de la defensa antimisiles de "desastroso".

Del GMD, concluyó: "Su registro de prueba es pobre y no tiene capacidad demostrada de detener un misil entrante en condiciones reales".

Un estudio de la Academia Nacional de Ciencias de 2012 calificó al GMD "deficiente" y recomendó una revisión completa de los interceptores, sensores y el concepto de operaciones. No ha ocurrido tal revisión.

Un alto asistente del Congreso que regularmente recibe información confidencial sobre el sistema dijo a NBC News el martes: "Ninguna de estas cosas funciona confiablemente. Nada. Los programas de interceptores no están funcionando. Ellos disparan objetivos en algún momento, pero no es lo suficientemente confiable como para que quieran arriesgarse a un fallo catastrófico”.

El Pentágono y su Agencia de Defensa de Misiles no están de acuerdo.
"Hoy tenemos exactamente lo que necesitamos para defender a los Estados Unidos de América contra Corea del Norte", dijo el 6 de abril la Comandante del Comando Norte de Estados Unidos, Lori Robinson.

El senador Lindsey Graham preguntó: "Así que si un misil fuera lanzado desde Corea del Norte en el próximo año, podríamos derribarlo?"

“Sí”, respondió Robinson.

El Pentágono ha gastado más de 40.000 millones de dólares para poner en marcha un sistema que no ha sido probado en un escenario del mundo real.

El sistema ha fallado alrededor de la mitad del tiempo en las pruebas que están programadas, dice Wright - es decir, aquellos que operan el sistema de defensa antimisiles tienen información sobre el objetivo que no tendrían en la vida real.

En 2002, el programa quedó exento de las normas normales de pruebas y adquisiciones para que pudiera desplegarse con mayor rapidez.

Pero el problema, dicen Wright y otros críticos, es que los generales no están informando al Congreso y el pueblo estadounidense sobre el estado incierto de la tecnología actual. Y están gastando billones en un sistema que puede no funcionar.

"Más dinero para comprar más cosas malas no es la respuesta", dijo el asesor del Congreso. "Más para la investigación y el desarrollo es la respuesta".

Información adicional

Visto 102 veces

Medios

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.